domingo, 29 de junio de 2014

Findes de Eventos veraniegos

Llevamos unos cuantos fines de semana que no conseguimos cuadrar bien nuestros clásicos talleres de manualidades. Pero es que últimamente Caracol Miricol, después de toda la semana jugando y pasándoselo pipa en El Caracolero Campamento Urbano, tiene unos sábados y domingos muy intensos y divertidos.


Saliendo fuera del local y viviendo fantásticas aventuras con niños estupendos que hacen que Caracol Miricol sea muy feliz: cumpleaños, bautizos, toda clase de agradables eventos...

Caracol Miricol tiene una agenda muy apretada, tan animada y alegre como los niños con los que está. 

¡¡¡Esto sí que es vida!!! Jugar, reír, soñar y disfrutar.

viernes, 27 de junio de 2014

Ser niño

Ser niño y ejercer como tal, un derecho que a veces se me olvida, exigiendo a mis pequeños cosas que no les corresponden:
"no hagas esto..." "no hagas lo otro..." son niños y se expresan y se comportan como lo que son: NIÑOS.


jueves, 26 de junio de 2014

Aprendiendo buenos modales (V)

Tanto al salir como al entrar en una fila de butacas no es correcto hacerlo de espaldas a los que están sentados, sino de frente a ellos, es decir de espaldas al escenario."


lunes, 23 de junio de 2014

Campamento Urbano de Verano Caracol Miricol

Comienza nuestro Campamento Urbano 2014... 

Sorpresas, diversión, alegría, un buen cóctel veraniego para todos los niños del mundo mundial.

Que no te lo tengan que contar, ¡vívelo!


Cumple Fiestas Caracol Miricol Outdoor

Llegadas estas fechas en las que apetece estar al aire libre, Caracol Miricol coge su maleta de diversión y fantasía y se desplaza allá donde puede llevar ilusión y alegría.

Los cumples y celebraciones Outdoor de Caracol Miricol son guays... ¡como no!


domingo, 22 de junio de 2014

Taller de manualidades: Sol solecito

Ha llegado el verano y como a nuestro querido amigo Caracol Miricol lo que más puede gustarle del mundo mundial es sacar sus cuernos al Sol, hemos decidido hacer un homenaje a nuestro Astro Rey.

Este domingo día 22 de junio, traeremos el calorcito del solete a Caracol Miricol y haremos un precioso Sol con el que podremos adornar nuestras habitaciones que se convertirán en soleadas y alegres.


Por supuesto contaremos con las canciones, bailes y juegos que siempre nos caracterizan.

Os esperamos a todos de 17:30 a 19:00 h

Precio: 10€.

Paseo de Eduardo Dato, 5

jueves, 19 de junio de 2014

La felicidad

El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.


Autor: Oscar Wilde
Escritor, poeta y dramaturgo

miércoles, 18 de junio de 2014

El poder de los abrazos

Cuanto más nos abracemos, mejor :-))
  • Alborota la oxitocina y ésta nos llena de alegría
  • Nos permite ser más pacientes
  • Es un remedio perfecto contra el estrés y la ansiedad
  • Fortalece la autoestima, sobre todo en los niños
  • Libera dopamina: culpable del buen humor y la motivación
  • Ayuda a ponerle mejor cara al dolor o a un mal momento
  • Comunicamos muchas emociones sin decir una palabra
  • Es una inyección de fortaleza para el sistema inmunológico
  • Balancea nuestro sistema nervioso
  • Es una gran muestra de amor y apoyo

Y porque es un gusto abrazar, abrazar y abrazar... practiquémoslo a diario en cualquier momento y a cualquier hora.

sábado, 14 de junio de 2014

Los cumpleaños de Caracol Miricol

Este fin de semana Caracol Miricol está feliz porque tiene dos celebraciones de cumpleaños y en estas ocasiones las fiestas son fantásticas: tan llenas de alegría, emoción, diversión y mucha fantasía...

Si queréis venir a celebrar vuestro cumple en Caracol Miricol tendréis una fiesta inolvidable y maravillosa.








viernes, 13 de junio de 2014

miércoles, 11 de junio de 2014

El síndrome de "Superwoman"

Hoy quiero hablaros de otro mal que nos aqueja a muchas de nosotras y no es otro mas que el llamado "Síndrome de Superwoman".

Este complejo sindrome se caracteriza por creer que puedes con todo lo que se te ponga por delante, por intentar poder con más y por sentirte más y más satisfecha a la par que desbordada con cada nueva tarea que asumes y completas.

Se sabe que muchas de las mujeres aquejadas de este síndrome, cada vez que les añades una tarea a su interminable lista, se sienten acicateadas y sacan fuerzas de flaqueza para poder alcanzar el objetivo. Sabrás que estas frente a una mujer con síndrome de Superwoman, si ves a una mujer cargada con su bolso, la bolsa de la compra, las mochilas del colegio, un niño de la mano y atendiendo una llamada del móvil mientras flexiona las rodillas para poder tapar el micro y chillar en voz baja (si, como lo lees: chillar en voz baja) al otro retoño que se acerca peligrosa y despistadamente a la carretera.

También puedes encontrarla en su casa, hablando por el teléfono mientras carga una pila de ropa hasta el tendedero, a la que pasa por el salón pide un minuto a su interlocutor/a y ayuda a resolver un ejercicio de matemáticas a un@ de sus hij@s.

Posiblemente perderá el teléfono fijo entre la pila de ropa y lo buscará durante largo rato.


Esta Superwoman , pasea por su casa recogiendo, poniendo y quitando cosas a su paso.

Lleva la ropa al tinte, a la mascota al veterinario, a los niños al colegio y arregla el fregadero atascado.

Pide cita con los especialistas, felicita a todos los amigos y familiares por que ella SI se acuerda de la fecha, compra regalos a diestros siniestro y llena los armarios de su casa de todo aquello necesario.

Superwoman hace pasteles para sus hijos los sepa hacer o no, manualidades para el colegio le queden como le queden, se apunta a las excursiones y hace todo tipo de recados.

Superwoman cae enferma y nadie se da cuenta a no ser que ella lo diga; y en muchas ocasiones, nadie la cree, por que ella, enferma y todo, no baja el ritmo y hace todo lo mencionado.

Superwoman duerme 5 horas ( a veces mas, a veces menos ) a trompicones, pero no se hecha siesta, cuenta cuentos antes de dormir y busca miles de soluciones.

Superwoman a veces para en seco porque su cuerpo, su alma y/o su cerebro le dicen basta y la obligan a parar.

Y Superwoman se siente desdichada por que nadie toma las riendas por ella, pero no se da cuenta de que tampoco deja que nadie lo haga, por que hace mucho que aprendió, a saber porqué pero así ocurrió, que ella tiene que ocuparse de todo y que nadie lo hace como ella.

Si te sientes reflejada un poco en Superwoman, para ahora mismo, aprende a delegar, aprende a priorizar, pide ayuda cuando sea necesario y entiende de una vez por todas que nadie en esta vida, ni siquiera tú, es imprescindible.

Da un voto de confianza a tu entorno y date un voto de confianza a ti, vales oro si haces todo, como si haces solo la mitad. 

Autora: Myriam Cabanillas

sábado, 7 de junio de 2014

Taller de manualidades: Artistas

Todos tenemos dentro un gran artista, uno lo es en la cocina, otro en hacer malabares, hay quien dibuja de maravilla o quien tiene unas manos extraordinarias para modelar. De lo que estamos seguros es de que somos capaces de crear casi cualquier cosa si nos lo proponemos.


Este sábado día 7 de junio descubriremos el artista que cada niño lleva dentro, Caracol Miricol está preparando diferentes materiales con los que trabajaremos, y así cada uno hará lo que le salga del corazón.

Os esperamos a todos de 17:30 a 19:00 h.

Precio: 10€.

Paseo de Eduardo Dato, 5

jueves, 5 de junio de 2014

Fuera el mal humor

Diez minutos de soledad pueden impedir que perdamos los nervios con nuestro hijo por un mal día. Se puede vencer el mal humor.

Que tire la primera piedra la madre o el padre que alguna vez no ha perdido los nervios sobrepasado por alguna situación y ha descargado su mal humor, sin querer, sobre sus hijos. Ese malestar explota muchas veces ante actos muy cotidianos en casa: porque ese día el niño no ha comido bien, o está más desobediente, o se pelea con su hermano, o porque el profesor ha llamado a casa porque se ha portado mal en clase… Esos comportamientos pueden sacar de quicio, pero hay que tener en cuenta que los niños requieren una atención especial y tienen menos recursos y experiencias para afrontar y responder de forma adecuada. Es decir, los más pequeños también pueden tener un mal día, pero somos nosotros los padres, los adultos, quienes debemos manejar la situación.

El mal humor nos domina por dos motivos. El estrés continuo y diario provoca mal humor y, por eso, estamos más irascibles, pero también la frustración puede generar mal humor, enfadarnos y tener que reprimirnos.


 Pautas para evitar que el mal humor repercuta directamente a nuestros hijos:

  • Identificar que el mal humor ha hecho presa de nosotros: Una forma fácil de saberlo es preguntarnos a nosotros mismos, antes de llegar a casa, ¿qué me apetece?: encontrar un motivo para discutir (“seguro que el niño no ha hecho los deberes” o “va a dar problemas en la cena”) o prefiero hacerle cosquillas y jugar un rato con él.
  • Reconocer y aceptar ese malestar.
  • De camino del trabajo a casa, podemos aprovechar para hacer algo que nos produzca placer: desde escuchar nuestra música preferida en el coche, leer un libro en el bus, saltarse un trayecto e ir andando… Eso rebaja el mal genio.
  • Si es necesario, al entrar en casa, busquemos un momento de desconexión («intentar el contacto continuo con los niños es un error. Diez minutos de soledad y aislamiento en otra habitación es suficiente. Pensemos en algún lugar especial, cerremos los ojos, o simplemente contemos hasta veinte o miremos el cielo. Pero antes de todo eso, tenemos que cerciorarnos de que los niños están seguros en otro sitio de la casa.
  • Si nuestra pareja está en casa, podemos acostarnos unos minutos, relajarnos y ponosern una toallita con agua fría sobre la cara.
  • Para esas ocasiones que nos sentimos desbordados, se recomienda tener una actividad o un juguete especial que entretenga y divierta a los niños, así tendremos la oportunidad de relajarnos un poco.
  • De forma general, conviene disponer de un espacio personal o de un hueco a la semana para nosotros mismos, sin niños ni pareja, para practicar algún deporte, tomar un café con algún amigo o cualquier cosa que nos apetezca.
  • Si con todo esto no controlamos el mal humor y sentimos que vamos a explotar, mojémonos la cara y respiremos con el diafragma, tomando aire por la nariz y expulsándolo por la boca, varias veces. Baja muchísimo el nivel de hiperactividad.
  • Si no conseguimos contenernos y explotamos, cuando estemos calmados pidamos perdón a nuestro hijo, explicándole por qué estamos disgustados. También es aconsejable que nuestros hijos nos cuenten cómo se han sentido para ayudarles a manejar esa situación.

Hay que tener en cuenta que los padres somos un modelo para nuestros hijos y, por tanto, estos copiarán cualquier respuesta.

Si estamos estresados y les gritamos, ellos van a hacer lo mismo; si los tratamos con desprecio o cuando nos enfadamos con ellos no lo expresamos y estamos un día sin hablarles, ignorándoles, cuando se dé la situación contraria, es decir, cuando nuestro hijo tenga un problema que le provoque estrés, no podemos pretender que se acerque a nosotros y nos lo cuente.

Palabrotas

Probablemente todos los niños dicen o han dicho alguna palabra fea en algún momento de sus vidas. Sin embargo, algunos desarrollan este comportamiento que se convierte en un hábito serio. Nosotros, los padres, por lo general no sabemos cómo manejar el tema para evitar que sigan usando esas palabras hirientes, groseras, horribles y cuando las escuchamos por vez primera nuestro asombro nos impide decir algo para evitar que esto continúe.

Cuando los niños son pequeños y dicen estas malas palabras, generalmente se trata de un acto de repetición de lo que han escuchado. Están solamente aprendiendo a usar el lenguaje para comunicarse así que imitan cualquier palabra que escuchan, pero no están intentando herir u ofender a nadie; solo desean desarrollar sus habilidades verbales.

Los niños más grandes dicen males palabras debido a varias razones. Si se trata de una palabra que no usan a menudo, posiblemente la usen sin darse cuenta de que es ofensiva. Quizás solo consideran que es una palabra guay y nueva para ellos. En ocasiones los niños también usan palabras groseras para llamar la atención y nosotros los padres, por supuesto, muy sorprendidos intentamos ignorarlas, en especial si las dicen fuera de cualquier contexto lógico. Nuestras reacciones suelen ir de la ira a la risa y por ello, la próxima ocasión en que el niño busque atención, repetirá la palabra porque sabe que la misma concitó nuestra atención. Desafortunadamente, esto suele producirse en los momentos más inoportunos.


Cuando los niños crecen se empiezan a dar cuenta de que hay palabras que se consideran ofensivas y por lo general dejan de usarlas pero, al llegar a la adolescencia, nuevamente les pica la lengua por pronunciarlas, en especial cuando se sienten frustrados o quieren herir a otros. Pero también están aquellos chicos que usan las palabras groseras para llamar la atención cuando se encuentran dentro de su grupo de amigos.

Es aconsejable que no reaccionemos con hostilidad cuando nuestros hijos digan malas palabras porque si se hace una película del asunto, muy posiblemente causará el efecto contrario al buscado y nuestros pequeños seguirán usándolas para perturbarnos con ello.

También es importante que no nos riamos cuando dicen malas palabras porque, a pesar de que a veces pueden producir hilaridad, nuestra risa hará que nuestros hijos busquen repetir la ocurrencia que causó esa risotada y usen más tarde la palabra porque quieren que vean lo chistosos que ellos son.

Sin embargo, lo más importante es que tengamos cuidado con el lenguaje que usamos en frente de nuestros hijos porque ese es el ejemplo que reciben en casa y si nosotros los padres decimos palabras groseras frecuentemente, no tendremos la autoridad suficiente para impedir que nuestros hijos hagan lo mismo.

martes, 3 de junio de 2014

Un buen consejo

Un buen consejo para todos: grandes y pequeños, del gran y sabio Quino :-))


¿Cómo enseñar a los niños a leer?

Desde pequeños los niños disfrutan escuchando cuentos y mirando las fotografías de los libros. A partir de los cuatro, cinco y sobre todo seis años de edad las escuelas centran su actividad en desarrollar su capacidad lectora.

Sin embargo, familiarizar a los niños con la lectura antes de que aprendan en la escuela no es una idea descabellada. Los niños pueden aprender si se les ayuda en casa, pero a menudo los padres no saben cómo encaminar a su hijo en este fantástico mundo, cómo introducir ese hábito que desarrollará su fantasía y su capacidad lingüística.


Por ello vamos a introducir una serie de acciones que pueden fomentar este hábito de lectura y estrechar los lazos afectivos:
  • Lee a tu hijo cuando es más pequeño, incluso cuando es recién nacido. De esta forma apreciará los libros desde una edad muy temprana. Si desde el principio percibe que los libros son objetos para jugar es probable que más adelante no disminuya su interés en ellos.
  • Mientras lees el libro, o una vez que él haya aprendido a leer, hazle preguntas acerca del libro o anímale a adivinar qué pasará al final. Esto hará que el niño interactúe con el libro y es una forma muy eficaz de desarrollar su comprensión. Algunos niños aprenden a leer con mucha fluidez pero a la hora de la verdad no han entendido gran cosa. Es importante que aprendan a leer, pero lo es tanto o más que dialoguen con el texto y que se formulen preguntas sobre lo leído para ir desarrollando su capacidad crítica y su comprensión verbal.
  • Recomendamos que al principio comiencen con libros con muchas ilustraciones. Imágenes alegres, letras grandes y de colores vivos serán ingredientes fundamentales para animar al niño a leer, junto con el entusiasmo transmitido por el padre o la madre.
  • Elige libros y cuentos que entusiasmen al niño. En cuanto sea posible, procura que sea el pequeño quien escoja libros de su interés. La actitud positiva será primordial y, ante todo, debemos conseguir que el libro despierte su curiosidad. La motivación es muy importante en el desarrollo de cualquier habilidad.
  • Cuando tu hijo pueda estar quieto en un lugar cerrado, llévale a una biblioteca. Así, el niño tendrá la oportunidad de familiarizarse con los libros y estará construyendo un lazo con la lectura. Deseará volver muchas veces para elegir el libro que quiera.
  • Predica con el ejemplo. El niño sentirá más interés por leer si habitualmente te ve con un libro en la mano. Piensa que los niños aprenden por imitación. Si nota que te gusta leer, es probable que despiertes ese gusanillo en él.
Te animamos a manejar libros con tu hijo en una edad temprana. Verás lo gratificante que es verle leer de forma autónoma y ver cómo disfruta enseñándole a sus hermanos o amigos cosas que ha aprendido.

lunes, 2 de junio de 2014

Averigua si tu hijo está demasiado mimado

Las características típicas del niño mimado no se dan exactamente igual en cada pequeño, pero hay algunas que son muy claras. Si tu hijo es mayor de 30 meses y reúne más de cinco de las siguientes afirmaciones, conviene que reflexiones sobre cómo le estás educando y que te propongas variar tus directrices, aunque te cueste decirle que no o verle llorar.


Llora muy a menudo y con llantos desproporcionados al percance ocurrido, para acaparar la atención de los adultos y para lograr salirse siempre con la suya.

– Se pasa el día pidiéndote cosas, exigiéndote y "obligándote" a hacer cosas que ya sabe y puede hacer él.

– Se expresa en tono quejumbroso, en vez de hablar normal.

– Te cuesta mucho contentarle. Aunque le des lo que quiere, nunca parece estar realmente satisfecho.

– Es incapaz de entretenerse solo. Necesita que le dediques tiempo y atención, porque sin ti no sabe qué hacer.

– No tolera los "noes" ni acepta las prohibiciones. Ante cualquier negativa tuya se altera, se pone a llorar enrabietado y calmarlo te cuesta un triunfo.

– Muchas veces accedes a sus deseos, aunque al principio le has dicho que no.

Se frustra en cuanto se equivoca en cualquier tontería.

– A menudo te sientes triste e impotenete, porque no sabes cómo tratarle.

– No tiene demasiados amigos, porque siempre acaba regañando con ellos.